Cuando se tercie

-Un día si te parece, quedamos para comer juntos…
-Pues muy bien, cuando se tercie.
Expresión sin duda bastante corriente en nuestro idioma.
¿Pero a que viene eso de cuando se tercie? ¿Tiene algo en común con terciar, es decir mediar, interceder o arbitrar?
Puede ser. Todo parece tener una misma raíz, que es el tercio. La mitad de algo, o lo que es lo mismo lo que está en el centro.
Aunque en esta expresión de ahora estamos hablando de tiempo, es verdad, de un tiempo que dejamos sin definir, en la idea de que su momento será cuando algo ocurra… -cuando se tercie-
¿Y que tiene que ocurrir?
Veamos: Los antiguos relojes de sol, marcaban unos tiempos que de siempre se han dividido en ocho partes. Son lo que posteriormente se ha conocido con las llamadas horas canónicas, que han regido la vida social durante siglos y que posteriormente se siguieron, y hasta es posible que se sigan empleando ahora, no lo sé, en algunos conventos.
Los Maitines, sin luz que correspondía a la media noche más o menos. Laudes, amaneciendo. Prima, saliendo el sol, como las seis o siete de la mañana. Tercia, entre las nueve o diez de la mañana. Pero ojo. Esta era la hora del descanso, es decir cuando se abandonan las tareas, con lo cual estaba permitido emplear ese tiempo libre a discreción. Luego venía la Sexta más o menos entre las tres o las cuatro, posiblemente sea la causa de que llamamos “siesta” ahora, al descanso después de comer. La Nona posteriormente a media tarde y por último Vísperas y Completas, es decir la puesta del sol y la del descanso nocturno.
Bueno, pues si os ha gustado la explicación, volveremos con algunas otras…
¿Qué cuando?…. Pues, cuando se tercie…

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *